viernes, 10 de marzo de 2017

Comentario crítico: 'Te quiero', Luis Cernuda

Te quiero.

Te lo he dicho con el viento,

jugueteando como animalillo en la arena.

O iracundo como órgano tempestuoso.

Te lo he dicho con el sol,

que dora cuerpos juveniles

y sonríe en todas las cosas inocentes.

Te lo he dicho con las nubes,

frentes melancólicas que sostienen el cielo,

tristezas fugitivas.

Te lo he dicho con las plantas,

leves criaturas transparentes

que se cubren de rubor repentino.

Te lo he dicho con el agua,

vida luminosa que vela en un fondo de sombra;

te lo he dicho con el miedo,

te lo he dicho con la alegría,

con el hastío, con las terribles palabras.

Pero así no me basta:

más allá de la vida,

quiero decírtelo con la muerte;

más allá del amor,

quiero decírtelo con el olvido.

Luis Cernuda

Tema del texto:

Proclamación de amor por medio de la enunciación de diversos elementos naturales.

Resumen

Se muestra una declaración de amor hacia el amado, que se embellece con la mención de la naturaleza verso tras verso. Finalmente, se enuncian la muerte y el olvido como muestra de ese amor.

Estructura

Podemos dividir este poema en tres partes: la primera abarca el primer verso, empleado a modo de introducción y en el que el autor declara sus sentimientos: Te quiero; la segunda parte se compone de las cinco estrofas siguientes, en las que se continúa describiendo esta proclamación de amor mediante la mención de cuatro elementos naturales: Te lo he dicho con el sol / Te lo he dicho con las nubes / Te lo he dicho con las plantas / Te lo he dicho con el agua; la tercera y última parte abarca los cinco últimos versos, en las que se presenta el tópico del amor que perdura más allá de la muerte, e incluso más allá del olvido.

Comentario Crítico

Luis Cernuda, nacido en Sevilla en 1902, poeta y crítico literario español partícipe de la Generación del 27, pasó por una etapa surrealista. Por ello, como observamos en este poema, el cual pertenece a su libro Los placeres prohibidos, el surrealismo está presente.

En este poema observamos como Luis Cernuda anuncia un amor profundo y verdadero. Hallamos en él varios puntos fuertes. En primer lugar, el inicio del poema con una declaración directa provoca impresión en el receptor; el empleo de los principales elementos naturales refleja la proclamación de un amor sólido, de un amor auténtico; por último, Cernuda menciona el amor que permanece tras la muerte (expresión ya empleada anteriormente en la lírica), y lo que es más importante, el amor que permanece tras el olvido.

El olvido es un tema muy habitual cuando hablamos del ámbito lírico. Se trata de un tema que alberga pesimismo y melancolía, pues, ¿que perdura tras el olvido?. Luis Cernuda afirma que su amor lo hace, proclama la veracidad de un amor sincero, de un amor profundo.

Es un poema conmovedor, a mi parecer, sencillo y fácil de entender. Conmovedor no sólo por el mensaje que guarda, sino también por la condición del autor. Como bien sabemos, Luis Cernuda era homosexual, tal actitud era inmediatamente reprimida en la época y el contexto en el que se hallaba. Por tanto, no se le permitía manifestar tales sentimientos hacia otra persona de su mismo sexo. Teniendo esto en cuenta, no estamos observando únicamente la declaración de un amor verdadero, sino también de un amor prohibido, lo que incrementa, en mi opinión, la conmoción y el valor de esta poesía.

Afortunadamente, en la actualidad gozamos de una serie de libertades que antiguamente no se disfrutaban. Por tanto, éste es un poema con el que podemos reflexionar acerca de los sentimientos de Luis Cernuda, de la impotencia que debía sufrir en aquellos instantes, y de su valentía tras publicar tales palabras en el contexto histórico en el que se encontraba.

sábado, 4 de marzo de 2017

Antología Lengua

Tras la tan trabajada antología de Antonio Machado, volvemos a la carga de nuevo con autores andaluces, pero esta vez de la Generación del 27. Tal y como se nos pidió, los alumnos hemos realizado una antología de dichos autores andaluces (Federico García Lorca, Vicente Aleixandre, Luis Cernuda y Rafael Alberti) con 3 poemas de cada uno de ellos y al mismo tiempo, estos mismos pertenecientes a diferentes etapas del autor en su obra literaria.





domingo, 5 de febrero de 2017

Carta al director

Hoy volvemos a la carga con un nuevo post. Esta vez se trata de una actividad en la que los alumnos de 2º de Bachillerato debíamos escribir una carta el director, aunque esta vez dirigida al Ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo.





Excelentísimo Señor Ministro,

Desde el IES Chaves Nogales, queremos transmitirle nuestra inmensa preocupación por el panorama educativo actual a raíz de la LOMCE y su efecto en toda nuestra sociedad.

Ha de saber que estas nuevas medidas educativas no sólo suscitan indignación por parte de todos los niveles de enseñanza de nuestro país, sino que también siembran grandes dudas entre los estudiantes que han de enfrentarse a la nueva Reválida y que, a día de hoy, siguen sin saber; al igual que todo el equipo educativo de cada centro en España, la estructura, el contenido y la evaluación de dicha serie de exámenes.

Para más inri, se anunció (y aún se desconoce su veracidad) la posible implantación de exámenes con contenido de materias de 1º de Bachillerato o en el caso de la 1ª Lengua Extranjera, una parte complementaria del examen de forma oral y con hasta un valor total del 40 por ciento.

De este modo, rogamos una rauda y necesaria aclaración por parte del Ejecutivo para evitar una mayor crispación por parte de los estudiantes, el profesorado y las familias del alumnado.

Atentamente,

Alberto Arévalo.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Antología personal de Antonio Machado.

Volvemos de nuevo con fuerza y trabajo (que ya hacía falta), esta vez trayendo como resultado una antología personal del autor sevillano Antonio Machado. Espero que disfrutéis de mi visión personal y como no, le deis una oportunidad al autor y os paréis a leerlo para sacar vuestras propias conclusiones.

PDF de la antología



lunes, 31 de octubre de 2016

Comentario crítico de Las Moscas, de Antonio Machado.

LAS MOSCAS

Vosotras, las familiares,

inevitables golosas,

vosotras, moscas vulgares,

me evocáis todas las cosas.

¡Oh, viejas moscas voraces

como abejas en abril,

viejas moscas pertinaces

sobre mi calva infantil!

¡ Moscas del primer hastío

en el salón familiar,

las claras tardes de estío

en que yo empecé a soñar!

Y en la aborrecida escuela,

raudas moscas divertidas,

perseguidas

por amor de lo que vuela,

-que todo es volar-, sonoras

rebotando en los cristales

en los días otoñales...

Moscas de todas las horas,

de infancia y adolescencia,

de mi juventud dorada;

de esta segunda inocencia,

que da en no creer en nada,

de siempre... Moscas vulgares,

que de puro familiares

no tendréis digno cantor:

yo sé que os habéis posado

sobre el juguete encantado,

sobre el librote cerrado,

sobre la carta de amor,

sobre los párpados yertos

de los muertos.

Inevitables golosas,

que ni labráis como abejas,

ni brilláis cual mariposas;

pequeñitas, revoltosas,

vosotras, amigas viejas,

me evocáis todas las cosas.














COMENTARIO CRÍTICO

Ay, unas alas… ¡quién desearía tenerlas! Alas como medio para la exploración o simplemente para la libertad. Criaturas como las moscas, que como ya expresa Machado, son las que nos hacen soñar con esa libertad tan ansiada que se nos niega por el simple hecho de no tener alas.

¡Oh, quién fuera gaviota para estar todo el día en la playa, una paloma para pasar todas las tardes en la plaza o un insecto para revolotear por nuestras áreas de trabajo! Ya se nota ese deseo como cuando de niños saludábamos a los aviones al pasar, deseándoles buena suerte en su aventura e imaginando por unos solos instantes lo que sería estar ahí, tan arriba. Hoy en día, aunque ya no seamos unos chiquillos imberbes, todavía miramos por la ventana con envidia a esos seres que van de un lado a otro, sólos o en bandada.

Andamos hartos, ya no sólo de la insípida rutina, sino también de las injusticias sociales y mundiales, de ser manipulados por los medios, de pagar la casa, la comida y los impuestos y de matarse a trabajar por todo ello sin llegar a placer alguno al ocaso de la vida.

Al fin y al cabo, tanto buscamos evadirnos de un mundo tan exigente y estresante, con reglas y control constante, que no temeríamos cambiarlo todo por tener un par de alas. No obstante, no de un ser volador cualquiera, sino de una mosca, que vive durante un tiempo efímero pero con total independencia y sin las cadenas del siglo XXI, al contrario que nosotros.


domingo, 23 de octubre de 2016

Presentación grupal sobre los textos orales.

En este segundo post del curso, traemos una presentación sobre los textos orales que, tras haberla presentado en clase junto con mis compañeros de grupo Daniel López, José María Rodríguez y Carlos Navarro, se han llevado a cabo las necesarias correcciones para finalmente poder compartirla.

Corrección del comentario crítico de 'Los silenciosos'

Después de un periodo de inactividad en el blog, volvemos con un nuevo post, esta vez de Lengua. He aquí la corrección de mi comentario crítico del texto de Los silenciosos. 


1.-

Tema: Relato reflexivo sobre la absurda incomunicación entre una pareja
Temas secundarios: Relato sobre la exagerada preocupación ante la opinión externa de la gente.

Este es un tema secundario, pero el verdadero tema es la incomunicación, tratado con la intención de reflejar este problema, hacernos pensar

2.-

Una pareja que no se habla. No obstante, llega al punto en el que la mujer se harta de estar en silencio y pide a su amante que le diga algo para que la gente no crea que están ‘peleados’. Es entonces, cuando ambos deciden mantener una conversación simplemente contando en voz baja pero expresando sus sentimientos a través de la entonación de estos mismos números. Finalmente, la conversación se extenderá hasta bien entrada la noche.

3.-

En primer lugar, encontramos el planteamiento del texto en el primer párrafo. Es aquí donde se introducen los personajes y su situación de falta de comunicación y sensaciones personales (como la preocupación por lo que pueda pensar la gente).

En segundo lugar, observamos que el nudo ocupa la mayor parte del resto del texto, llegando hasta la última intervención de los dos amantes (línea 17). Es en este momento cuando se desarrolla el resto del relato antes de su desenlace, con los personajes formando una conversación basada en números. Con esto muestra el sinsentido y lo absurdo de la situación a la que ha llegado la pareja.

Por último, llegamos hasta el desenlace que está compuesto por la última línea del texto. Es entonces, cuando se expone la idea de que su conversación duró hasta que se hizo de noche. Por lo tanto, sugiere que la situación no tiene remedio, o que al menos el que ellos han empleado no lo es.

Esta es la organización más característica de los textos narrativos.

4.-

Opiniones y prejuicios, cosas que en muchos casos parecen reconcomernos por dentro. Llegamos al punto, en ocasiones, de obsesionarnos totalmente con lo que los demás opinen de nosotros; ya no sólo familiares y amigos sino gente como nuestro vecino del quinto o cualquiera que nos mire por la calle.

En todos los casos, se crea una sensación paranoica de que el foco de atención, de las conversaciones o las miradas somos nosotros, como si estuviéramos en un reality show continuo en su más puro estilo orwelliano.

¿Debería acaso importarte lo que opinen de tu físico o de tu ropa no de marca? ¿Acaso deberías deprimirte por como te miren de arriba a abajo unos tristes sin vida propia alguna? En la sociedad de hoy en día (sobre todo entre los más jóvenes) sí afecta e incluso hay quien se defiende contraatacando en cuanto tiene oportunidad, lo que reactiva este círculo vicioso.

Al fin y al cabo, los comentarios fuera de lugar y las miradas indiscretas no actúan más que como balas que muchas veces se disparan a bocajarro. El único remedio, que actúa como chaleco antibalas, es la autoestima; cuanto más reforzada, menos nos afectan las balas. Quién sabe, quizás incluso llegue al punto en un futuro de que todos nos lo apliquemos y ni siquiera las notemos.